Matemáticas ancestrales.

Las matemáticas no fallan. La vida tampoco. Basta hacer un pequeño y sencillo cálculo para darnos cuenta que, por más que pretendamos negarlo, de una u otra forma, todos estamos conectados. Aún nos cuesta muchísimo aceptar al otro tal como es, sin darnos cuenta que en resumidas cuentas, ese “otro” también es parte de uno mismo. Archivo adjunto en video… saludos.