Más tiempo a SER y menos a HACER.

Para poder apreciar la vida debemos de trabajar en nuestro interior, a veces las costras generadas por las fuertes adversidades, la niñez difícil, los traumas y las desgracias oscurecen nuestra perspectiva de vida, es importante empezar a sanar esas heridas y aprender a vivir “los momentos”.