Ni hoy ni nunca – Daniel Habif.

Los mejores marineros no fueron desarrollados con mares en calma, hacen falta las tempestades para que aflore el verdadero potencial del ser humano. Las adversidades son necesarias para autodescubrirnos y llegar a donde decimos que queremos llegar, lamentablemente muchos renuncian a sus sueños y claudican, arrojan la toalla, simplemente se dan por vencidos. Que esto no te suceda a ti, no claudiques, ni hoy ni nunca.