Los siete egos.

      Comentarios desactivados en Los siete egos.

Una noche a la hora mas silenciosa, ya medio dormido, mis siete egos se sentaron en circulo y con voz apenas audibles, me hablaron así.

PRIMER EGO. He vivido vivido todo estos años, aquí, en este loco, y he renovado constantemente sus penas de día y de noche revivo su tristeza. No puedo soportar por mas tiempo mi destino. Me revelo, ahora mismo.

SEGUNDO EGO. Tu destino es mejor que el mio hermano, a mi me ha tocado ser el ego alegre de este loco. Tengo que reír cuando esta alegre y cantar sus horas de dicha, alabar sus más alegres pensamientos. Yo soy quien no puedo mas y se rebela contra tan fatigante existencia.

TERCER EGO. Yo soy el que debe rebelarse contra este loco. Yo soy el ego enfermo de amor, el que vive aguijoneado por la llama ardiente de la pasión y de fantásticos deseos, No puedo mas.

CUARTO EGO. Soy yo el más misirable de todos, a mi me tocó como destino el odio y las ansias destructivas. Soy el ego violento que nació en las oscuras cuevas del infierno. Soy el que tiene mas motivos y derechos a protestar por servirle a este loco.

QUINTO EGO. Yo soy el ego que piensa, el de la imaginación, sufro hambre y sed, me ha condenado a vagar sin descanso en busca de lo desconocido, y lo increado. Yo soy, y no ustedes, quien tiene más derecho a rebelarse.

SEXTO EGO. Yo soy el ego que trabaja, el que aun lleno de trabajo con pacientes manos y ansiosa mirada voy moldeando los días en imágenes y va dando forma a los elementos creando entornos eternos y nuevos cada vez. Yo soy el solitario, el que más motivos tiene para rebelarse contra este nervioso loco.

SÉPTIMO EGO. Me parece tan raro que todos ustedes se rebelen en contra de este hombre solo por que cada uno de ustedes tiene una misión escrita de antemano.

Como quisiera yo ser uno de ustedes, ser un ego con un destino señalado. Pero yo no tengo un propósito señalado. Soy el ego que no hace nada; el que no tiene un propósito, para quien el mundo es mudo, y el tiempo no es tiempo. Ustedes se preocupan y así recrean la vida. Díganme compañeros ¿quién es el que debe rebelarse, ustedes o yo?

cuando el SÉPTIMO EGO terminó de hablar, los demás se quedaron  mirándolo con mucha compasión, pero ninguno dijo nada, y al entrar la noche en lo mas profundo, uno a uno se fueron a dormir, llevando en su interior  una nueva y feliz resignación.

Únicamente el SÉPTIMO EGO permaneció toda la noche despierto, mirando de vez en vez a la nada, que está detrás de todas las cosas.

KHALIL GIBRAN