Una hermosa historia.

¡Cuidado! ¡Casi tocaste ese auto de costado! Me gritó mi padre. “¿Es que no puedes hacer nada bien?”. Esas palabras me dolieron más que un golpe. Volví mi cabeza hacia el anciano sentado en el asiento junto a mí, desafiándome …